Blog.

Antes que nada, queridos compañeros de lectura, creo que me toca presentarme un poquito más, y luego, otros días, por aquí de muchas cosas hablaremos. Quizá de viajes, de sueños o, tal vez, de leyes y de las normas necesarias para convivir y nuestros derechos de escritores proteger. Rescataremos historias de otros tiempos o de fantasías aun por venir... ¡Qué sé yo!

Hablaremos con libertad de lo que queramos, sin atrevernos a juzgar, porque nadie es quién para hacerlo sin errar. Nadie, al menos eso es lo que creo y pienso, y al pie de la letra procuro seguirlo, mas humana soy y, a veces, también juzgo y yerro.


Soñar despierto.

Leer un libro es soñar despierto, dando rienda suelta a la imaginación, que recorrerá los páramos de nuestra concurrida soledad cotidiana como un caballo desbocado, sin riendas ni jinete, sin órdenes que acatar en pos de su ansiada libertad, en pos de su calma y bienestar; y escribirlo es recoger al vuelo los susurros que duermes soñando, esos ecos que tejerán con paciencia la telaraña de las historias que luego otros soñarán despiertos, creyendo a veces que no hay más cierto que aquello que se dice que "la realidad supera a la ficción". Pero soñar es gratis, y la realidad no.

Cierto es, sin lugar a dudas eso que se dice, mas sin imaginación ni fantasía la realidad sería cruda e insufrible y carecería de todo color, y hasta el negro es un color bonito, aunque le desterraron del arcoíris, tal vez, a traición.

Sin embargo, qué fue antes en esto que divagamos: ¿la realidad o la fantasía? Porque creo que solo se hace realidad lo que antes se sueña, aunque solo se atrevan a soñarlo otros y no nosotros. Y por eso... por vosotros, por mí también, atada a la realidad soñaré despierta y libre como el viento escribiré dormida.

Y así, soñaré y escribiré en verso tanto como en prosa, pues tengo el alma dividida entre las dos y a ninguna podría renunciar sin morir en el macabro intento de cercenar parte de lo que soy y siempre seré: solo una pequeña hilvanadora de historias, a veces, imposibles; otras veces, tal vez, no.

Nos vemos pronto, mis lectores, y aquí en verso os dejo mi presentación, espero no haberos aburrido demasiado y haberos hecho pensar que siempre hay algo que debemos intentar, pues mi intención no era otra que dejaros con la suficiente hambre para saciarla en otra ocasión, si queréis, por supuesto, sino, no, pues libre sois todos de volver o marchar de esta web.

Nathan Long es uno de los autores habituales de las novelas ambientadas en el mundo de Warhammer Fantasy, conocido principalmente por ser el sucesor de William King como autor de Las aventuras de Gotrek y Félix, pese a que ha publicado bajo el sello Warhammer Fantasy otros títulos que resultan igual o incluso más interesantes que su...

Graham McNeill firma su segunda novela protagonizada por Kaspar Von Velten, protagonista también de El embajador, y lo hace con una historia que, a decir verdad, no puede considerarse una secuela, ya que los acontecimientos narrados en Los Dientes de Ursun son una continuación directa e inmediata de los que tienen lugar en El embajador, tanto...

Graham McNeill, autor de novelas de Warhammer Fantasy que también escribió Los Guardianes del Bosque, la única novela protagonizada por los elfos silvanos, fue el responsable de una historia narrada a través de dos novelas, El embajador y Los Dientes de Ursun, ambas parte de la colección de Warhammer Fantasy. Hoy os traigo la primera de las dos. ...

He dicho muchas veces que, en mi opinión, las novelas de Warhammer Fantasy bien podrían catalogarse como un estilo de fantasía oscura muy próxima al género de espada y brujería, dados los elementos fundamentales que conforman su mitología, tales como un mundo en decadencia, la sempiterna amenaza de un mal que no puede ser derrotado y el conflicto...

Damos fin a las dos trilogías de Héroes de la Dragonlance con El caballero Galen, novela de Michael Williams que recupera a Galen Pathwarden, quien ya protagonizó la novela El caballero de Solamnia. Sin embargo, no es el mismo Galen. En aquel entonces era conocido como Comadreja, apodo por el que era conocido el protagonista durante...

La estructura de las dos trilogías de Héroes de la Dragonlance resulta harto curiosa, pues la segunda actúa como continuación de la primera, y cada libro de esta serie amplia lo narrado en el libro equivalente de la primera serie. Así, por ejemplo, Kaz el Minotauro sigue a La leyenda de Huma, y Las puertas de Thorbardin a Espada de Reyes...

Richard A. Knaak es uno de esos autores que, si bien pasan desapercibidos para buena parte de lectores, lo cierto es que tiene a sus espaldas una larga y fructífera carrera como escritor de fantasía. Ha escrito para la gran saga Dragonlance cerca de una docena de libros, la mayoría enfocados en la raza de los minotauros (trilogía Las guerras...

La primera trilogía de Héroes de la Dragonlance tiene su cierre con la que sin duda es la mejor novela no solo de esta, sino de ambas trilogías. Hablo de El caballero de Solamnia, de Michael Williams y con portada del mismísimo Larry Elmore, una fantástica ilustración de los dos personajes protagonistas. Resulta interesante ver que dos...

Si el primer libro de la primera trilogía de Héroes de la Dragonlance tuvo al mismísimo Huma como protagonista, para el segundo, Espada de Reyes, la autora Nancy Varian Berberick escoge para su historia un marco que los lectores habituales de la Dragonlance, o al menos aquellos que hayan leído las Crónicas de la Dragonlance, conocerán...

Richard A. Knaak, autor de La Leyenda de Huma, es uno de esos autores que, si bien pasan desapercibidos para buena parte de lectores, lo cierto es que tiene a sus espaldas una larga y fructífera carrera como escritor de fantasía. Ha escrito para la gran saga Dragonlance cerca de una docena de libros, la mayoría enfocados...